Tú y Ter

 

(Foto: ventana marroquí. Verónica 2013)

 

Estaba sentado frente a la ventana de la sala. Desde allí podía ver todo lo que ocurría en la calle. Se volvió para mirar a su alrededor. Los objetos seguían en el mismo lugar de siempre y nada había cambiado. Volvió a mirar por la ventana. Un canario azul se posó sobre el alféizar y se quedó mirándolo a través del cristal. “Éste se ha escapado de su jaula”, pensó. Algún día, él también lo haría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s