Pessoando en ti

(Foto: Essaouira, Marruecos. Verónica 2013)

 

No te quiero,

te amo;

mi tierra lame tus raíces

y es el agua

que suaviza unas piedras

ya tersas

de tanto amar

 

No te quiero,

te amo;

en tu bosque me siento

por fin sola,

y me siento a solas

para respirarte libre

con cada bocanada de verde

que saboreo sólo

con mirarte.

 

No te quiero,

te amo,

porque el amor

es la raíz de todos

los árboles que te habitan,

de todos los lugares

conquistados por tu tierra húmeda,

por tu limo fértil

 

No te quiero,

te amo;

a cada paso que doy

por la senda de tu arboleda,

hundo más

el peso de mi alma

en el manto de tu origen.

 

 

No te quiero,

te amo,

y veo en tus ojos,

lagos profundos de lo que aceptas,

el reflejo de lo que ya no somete,

nunca más mientras

sigamos nadando

en el estanque de la libertad.

 

No te quiero,

te amo;

hay una fuente, entre

tu hojarasca,

de amor fresco y mineral

a la que voy a beber

siempre que no lo necesito,

cuando no tengo sed, ni miedo,

porque te amo,

no te quiero.

Y porque no te quiero

puedo amarte.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s