¡Al suelo!

080517_LSV_1175 (3)

(Foto Luis Salinas. http://www.luissalinas.es)

Cenicienta oyó las campanadas. Era media noche.

—Deprisa —le dijo al príncipe—, dame un beso.

—¿Ahora? —preguntó él, atónito—. Pero ¿dónde?

—En los pies, bésame los pies.

Cenicienta se descalzó, rodeó al príncipe por el cuello y lo tumbó sobre ella, en el suelo de piedra. Alzó ambos pies y lo abrazó con los muslos. El príncipe le acarició las piernas, tomó sus talones con las manos y pegó sus labios a los dedos regordetes de la mujer, que, con el tañido de la última campanada, se tornaron cenicientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s