Cala en ti (a los que parten en los que se quedan)

(Foto: silla vacía. Verónica, Marruecos 2013)

Cala en ti

Pasó algo que debería haberlo cambiado todo,

pero ocurrió y el mundo no se vino abajo.

El sol volvió a salir, las noticias siguieron hablando de corrupción

y nada ni nadie transformó su día a día.

 

Los recuerdos se empeñaron en ir llenando el hueco de esa hecatombe

que debió haber modificado el curso de los planetas.

Llegaron todas las noches del mundo de sopetón,

sin pausa, sin ocasos ni amaneceres, sin noticias monótonas.

 

Se produjo un estallido trepidante y ocurrió entonces.

Ya no era el mismo;

la ausencia de la que había partido lo había transformado todo.

 

Pero él no supo, hasta ese instante,

cómo era convivir con el espacio en blanco

que se abrió tras el paréntesis de esa existencia.

 

Cambia, todo cambia;

cambia el color del suelo cuando ella no lo recorre,

pero así, su huella imborrable

entra a formar parte de una realidad

que sólo su pisada podía transformar.

 

Sí, definitivamente, el mundo entero se modificó

cuando ella ya no lo observaba.

 

Y llegó la paz, la tranquilidad de la coherencia

entonada por la armonía de la realidad con los sentimientos.

 

Él siguió dando un paso tras otro,

pero ya sin la carga de lo inverosímil.

 

La muerte había visitado su casa

para traerle la memoria eterna de una vida

que lo había convertido en otra persona.

Ya para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s